La hipertensión arterial es el factor de riesgo más prevalente siendo la primera causa de mortalidad en todo el mundo. Gran parte de las muertes ocasionadas por infarto agudo del miocardio y accidente vascular encefálico son causadas por esta condición.

El estilo de vida juega un papel importante en la prevención de la hipertensión arterial como también en su control y la prevención de complicaciones una vez que se ha diagnosticado la hipertensión (HTA). Dentro de los hábitos del estilo de vida que contribuyen para controlar los valores de presión arterial, está el nivel de actividad física diario de la persona. La inactividad física es un factor de riesgo importante para el desarrollo de la HTA y de enfermedades cardiovasculares y metabólicas asociadas a la HTA.

Por otro lado, la actividad física regular es una herramienta fundamental en la prevención primaria de la hipertensión arterial, así como en el tratamiento y control de los pacientes hipertensos disminuyendo la mortalidad en hasta 30%.

Beneficios de la actividad física (AF) en HTA

Los efectos benéficos de la actividad física (AF) se ven en todos los grados de HTA, la AF está indicada, en general, para todos los pacientes hipertensos con o sin terapia medicamentosa como complemento esencial al tratamiento.

La actividad física regular fortalece el corazón. Un corazón más fuerte puede bombear más sangre con menos esfuerzo. Como resultado, la fuerza sobre las arterias disminuye, lo que hace que la presión arterial baje.

La presión arterial se mide en milímetros de mercurio (mm Hg), se considera normal inferior a 120 mm Hg para la cifra superior (sistólica) y menos de 80 mm Hg para la cifra inferior (diastólica). Ser más activo puede reducir las cifras de presión arterial tanto superiores como inferiores. No está del todo claro cuánto se reduce, pero los estudios muestran reducciones de 5 a 7 mm de Hg diastólica y de 3 a 5 mm de Hg sistólica.

El ejercicio aeróbico, como caminar, pedalear, trotar, correr o nadar después de algunos meses de ser realizado regularmente, disminuye la presión arterial en personas con presión arterial normal y con hipertensión arterial, igual en hombres y mujeres y en adultos jóvenes como en adultos mayores.

Para mantener una presión arterial saludable, debes seguir haciendo ejercicio de manera regular. El ejercicio regular tarda de uno a tres meses en tener un impacto sobre la presión arterial, estos beneficios solo duran si continúas haciendo ejercicio.

Las recomendaciones de actividad física para la salud del paciente con diagnóstico de hipertensión arterial son las mismas para la población en general y ellos deben cumplir al menos 30 minutos diarios de actividad física de intensidad moderada, como caminar, de forma continua (en una única sesión) o acumulada (dos sesiones de 15 minutos o 3 sesiones de 10 minutos). Pacientes con hipertensión controlada y sin complicaciones cardiovasculares o renales pueden competir, pero deben ser tratadas, evaluadas y monitorizadas de cerca.

Las actividades físicas o ejercicios aeróbicos y los ejercicios de resistencia/fortalecimiento muscular son un complemento en la prevención, tratamiento y control de la HTA. El profesional que acompaña el programa de ejercicio debe siempre verificar que el paciente esté medicado y clínicamente controlado.

Algunas recomendaciones generales con los pacientes hipertensos son:

  • Perder peso si está con exceso de peso u obesidad
  • Limitar la ingesta de alcohol
  • Reducir la ingesta de sal (retirar el salero de la mesa)
  • Dejar de fumar
  • Comer 5 porciones diarias de frutas y vegetales
  • Disminuir consumo de alimentos ricos en grasas saturadas y colesterol
  • Comenzar la actividad física de forma gradual y aumentar progresivamente la frecuencia, duración y/o intensidad de acuerdo a los objetivos, el nivel de actividad física inicial y el estado de acondicionamiento físico.
  • No realizar ejercicio físico si la presión arterial sistólica está en valores >160 mmHg y la diastólica >100 mmHg.
  • Pacientes con HTA grave o no controlada deben pasar primero por una evaluación médica.
  • Algunos medicamentos pueden alterar los valores de la presión arterial después del ejercicio, los niveles de glicemia, la frecuencia cardiaca durante el ejercicio, la hidratación y la tolerancia al calor.
  • Durante ejercicios con pesos debe evitarse la maniobra de Valsalva (apnea inspiratoria).
  • Ejercicios con pesos deben ser con cargas leves a moderadas (en especial en pacientes con lesión de retina o riñón), y evitar los ejercicios de tipo isométrico.
  • Evitar actividades en ambientes calientes y húmedos.
  • Mantener una adecuada hidratación durante el ejercicio en especial en pacientes que toman diuréticos
  • Cuidado con el riesgo de sangrado en pacientes que toman antiagregantes plaquetarios y anticoagulantes
  • Suspender inmediatamente el ejercicio ante síntomas como disnea, fatiga, mareo, alteraciones gastrointestinales, sincope, angina, opresión precordial.
  • El ejercicio debe ser evitado en las crisis aguadas de hipertensión arterial, pero nunca debe ser suspendido siempre y cuando el paciente mantenga un adecuado control y acompañamiento médico.

¡La actividad física moderada y el ejercicio de fuerza muscular regulares son benéficos y ayudan a mejorar la salud y la calidad de vida, lo cual  disminuye la mortalidad del paciente con hipertensión arterial!

Anímate a comenzar, nunca es tarde, eso si recuerda que siempre debe estar autorizado y supervisado por un profesional.

Contáctanos para más información, haciendo clic aquí

Bibliografía

https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/high-blood-pressure/in-depth/high-blood-pressure/art-20045206

https://www.meds.cl/actividad-fisica-e-hipertension/

https://www.farmaceuticonline.com/es/hipertension-y-ejercicio-fisico/

Artículos Relacionados

Colon irritable… ¿qué es?

Colon irritable… ¿qué es?

El colon irritable, cuya denominación más exacta es «Síndrome del Intestino Irritable» (SII), es un cuadro crónico y recidivante, caracterizado por...

¿Qué debemos saber del Cáncer?

¿Qué debemos saber del Cáncer?

El 4 de febrero se celebra el Día Mundial contra el Cáncer, promovido por La Organización Mundial de la Salud, el Centro Internacional de...