Verano es sinónimo de calor, vacaciones y piscinas. Estas últimas son un punto de reunión y diversión para grandes y chicos, pero también son causa de accidentes que pueden tener consecuencias graves. Por este motivo, es importante saber cómo evitar situaciones de riesgo y qué hacer si estas ocurren.

La asfixia por inmersión es la tercera causa de muerte por accidentes en la infancia en Chile, lo que corresponde a 4,2 muertes por cada 100 mil niños, de acuerdo a la Sociedad Chilena de Pediatría, Sochipe. Sin embargo, esta lamentable estadística se puede revertir si tomamos conciencia de los riesgos que enfrentamos al bañarnos en una piscina y tomamos las precauciones correspondientes.

Los afectados son principalmente menores de cinco años y varones adolescentes, debido principalmente al consumo de alcohol y al exceso confianza o audacia. Por eso es muy importante tomar las medidas necesarias para evitar este tipo de accidentes, que se multiplican en verano, y saber qué hacer en caso de que se produzcan.

Las principales recomendaciones para prevenir son:

1. Una buena reja disminuye el riesgo de accidentes a la cuarta parte. La protección debe tener más de 1 metro 35 cm. de alto, pues se ha demostrado que ya a los cuatro años la mitad de los niños puede escalar dicha altura. Sus barras deben ser de buen material, verticales, separadas por no más de ocho centímetros y sin travesaños que puedan ser trepados. Es imprescindible que tenga un buen anclaje, es decir, que no haya huecos por debajo, como, por ejemplo, agujeros cavados por el perro.

2. La puerta de la reja debe ser automática o abatible. Quien la abra, debe cuidar de cerrarla.

3. Es posible adicionar a la reja una malla o plástico cobertor, los que deben resistir hasta 120 kg. Las cubiertas de piscina no remplazan la reja porque no impiden que el menor se sumerja.

4.  Los menores deben usar chaleco salvavidas adecuado a su peso y tamaño (leer la etiqueta y verificar si es el que corresponde). Las “alitas” o “flotadores de brazo” no son confiables, ni recomendables porque no mantienen la cabeza fuera del agua.

5. Bicicletas, autitos, triciclos, entre otros, son aparatos que no deben estar cerca de la piscina porque el menor se puede resbalar, golpear la cabeza y caer al agua inconsciente. Además, lo pueden usar como “escalera” para trepar la reja en un momento de descuido.

6. Es ideal que los niños estén familiarizados con el agua desde pequeños; que sepan flotar y nadar son acciones que les permitirán mantenerse más seguros cuando se estén bañando.

7. Cuida que tus hijos no corran ni jueguen en la orilla de la piscina, ya que pueden perder el equilibrio y caer al agua.

8. Evita acciones riesgosas como chinitas, bombitas o piqueros. Estas pueden provocar la pérdida del equilibrio y provocar un accidente.

9. Conoce los teléfonos de emergencia e instruye al respecto a tu familia. Mantenlos anotados en un lugar visible de la casa que todos sepan.

10. Entrena a la persona que cuida a los niños en maniobras de reanimación cardiopulmonar y, en segundo lugar, enséñale a nadar.

11. Sobre todo, jamás dejes solos a los niños en ninguna piscina o fuente de agua: todos los ahogos son evitables.

12. La alarma no previene los accidentes de inmersión, solamente avisa lo que está ocurriendo en la piscina.

Recomendaciones para prevenir accidentes en la piscina - kineplanet

¿Qué hacer en caso de ahogo?

  • Sacar inmediatamente al niño de la piscina; ya que el daño cerebral se produce a los 4 minutos de falta de oxígeno.
  • Pedir ayuda.
  • Ver rápidamente si el niño respira. Si es así, hay que colocarlo de lado, de modo que si vomita, no aspire este contenido y caiga en paro.
  • Si no respira ni se mueve, se debe iniciar inmediatamente RCP: 30 compresiones / 2 respiraciones, por 2 minutos o 5 ciclos (30/2, 30/2, etc.). Si se está solo en este momento se debe solicitar ayuda.
  • Ver nuevamente si el niño respira o no. Si no lo hace, hay que continuar con el RCP hasta que llegue la ayuda solicitada.
  • Si el niño vuelve a respirar, se debe dejar de lado y trasladarlo al centro asistencial más cercano, para su evaluación inmediata.
  • No tratar nunca de sacar el agua del estómago, ya que puede empeorar la situación.

 

Bibliografía

https://www.achs.cl/centro-de-noticias/noticia/2019/ninos-y-piscinas-como-evitar-accidentes-

https://hospitaldenens.com/es/guia-de-salud-y-enfermedades/accidentes-infantiles-en-las-piscinas/

https://www.euraslog.com/10-consejos-para-evitar-accidentes-en-la-piscina-con-los-ninos/

 

Artículos Relacionados