Relojes, alarmas y despertadores son los encargados de marcarnos el día a día durante el año y que en la época estival se desconectan para dar paso a las merecidas vacaciones. En este tiempo es normal que los horarios se relajen y los papás dejen a sus hijos acostarse más tarde, pero ¿cómo afecta esto a los menores? ¿Se puede ser más flexible en esta materia?

En base a la información y estudios que hay respecto al tema, se recomienda en vacaciones mantener la rutina del sueño. Los niños pueden acostarse más tarde en estos meses, pero no muchas horas después ya hay que tener en cuenta que dormir es una actividad necesaria, pues en ella se restablece el equilibrio físico y psicológico de las personas, además de que ocurren procesos fisiológicos que no se dan en otro estado durante el día.

El reposo nocturno favorece los mecanismos de reparación, remodelación y metabolismo celular, ayudando a recuperar la energía y las funciones que se han deteriorado durante el día. En el cerebro se lleva a cabo la consolidación de la memoria y aprendizaje, y el cuerpo descansa, por lo que es vital no perjudicar este tiempo.

La cantidad de horas para dormir depende de la edad del niño y de las características de cada uno, debido a que toda persona tiene un patrón o ritmo de sueño diferente. En términos generales, para que un niño en etapa escolar funcione bien, con ánimo para aprender, debiese dormir entre 10 a 12 horas. Mientras que el adolescente, entre 8 a 10 horas.

El uso de pantallas y no respetar las rutinas son los principales factores que pueden alterar la calidad del sueño de los niños, lo que puede verse aumentado en el periodo de vacaciones, cuando muchos se duermen pasada la medianoche toda la semana.  No dormir bien, es decir la cantidad de horas necesaria y con buena calidad de sueño, puede afectar la salud, desarrollo, concentración en clases y el ánimo. Por esto, los trastornos del sueño en niños son motivo cada vez más frecuente de consulta.

Independiente de la edad, los televisores no deberían estar en las habitaciones de niños ni adolescentes, porque la luz que emiten altera el funcionamiento de la melatonina, hormona que regula el reloj biológico de nuestro organismo, y nos permite iniciar el sueño. Por lo que la luz de las pantallas (televisores, celulares, computadores o videojuegos) provocan un retraso en el inicio del sueño.

Sueño en vacaciones consejos - kineplanet

El sueño es parte vital del desarrollo, en especial cuando son niños, porque están en proceso formativo. Un buen sueño se asocia a un buen desarrollo psicomotor e intelectual. Por ejemplo, un lactante que duerme adecuadamente tiene mejor crecimiento, rendimiento cognitivo y mejor madurez emocional. Pasa lo mismo con el adolescente, tiene mejor desempeño intelectual y desarrollo emocional. Esto se explica porque el sueño es muy importante para la consolidación del aprendizaje.

 

Referencias

 

Artículos Relacionados

Lipoma…¿Qué es?

Lipoma…¿Qué es?

El lipoma es un crecimiento benigno de células de tejido adiposo que puede aparecer en casi cualquier órgano del cuerpo, aunque se encuentra más...