El dolor de cuello, también conocido como cervicalgia, puede tener múltiples causas. Sin embargo, se ha visto un considerable aumento en los casos de pacientes que consultan por esta condición en el contexto de post pandemia.

Dentro de los pacientes a los que está afectando el dolor de cuello se encuentran quienes están en edad laboral, principalmente el rango etario que está entre los 30 y 50 años. Son el patrón de personas jóvenes que trabajan en oficina y que antes hacían mucho deporte y ahora no lo están haciendo.

Antes de la pandemia, cuando la gente caminaba a la oficina y tenía más actividad, no era tan frecuente. El lumbago siempre ha sido el número 1, pero lo que estamos viendo ahora es que el dolor cervical ha sido un motivo de consulta mucho más frecuente de lo que estábamos habituados.

Entre las causas que relacionan el home office con el dolor de cuello son

  • Inactividad o sedentarismo.
  • Mala postura.
  • Falta de sistemas ergonométricos.

¿Cómo prevenir?

Las formas de prevenir el dolor de cuello son principalmente dos: mejorando la musculatura, de la zona, a través de la actividad física; y eligiendo adecuadamente los implementos para trabajar en casa.

¿Cómo elegir una silla para el teletrabajo?

Entre las principales características a considerar para elegir la silla más adecuada para el teletrabajo se encuentran:

  • Altura: los pies deben quedar apoyados en el suelo. Además, la cadera, rodillas y tobillos deben formar un ángulo de 90°, permitiendo una alineación óptima de la columna.
  • Profundidad: la zona posterior de la rodilla debe quedar libre de presiones que generen molestias.
  • Respaldo: el apoyo de la espalda debe permitir mantener las curvas fisiológicas normales.
  • Apoya brazos: lo ideal es que los brazos queden alineados a la altura de la mesa.
  • Base: la base de la silla, independientemente de si tiene ruedas o no, debe ser amplia con el fin de prevenir accidentes.

 Tratamientos para el dolor de cuello

Si no seguiste estas indicaciones y ya tienes dolor de cuello, no te preocupes, porque existen tratamientos que te ayudarán a combatirlo.

En primera instancia, es muy importante hacer un adecuado diagnóstico, descartando patologías de base, ya sean distales, degenerativas o asociadas a componentes neurológicos.

Siempre tiene que ir acompañado de un diagnóstico. A pesar de que la gran mayoría de los dolores son dolores musculares, hay que descartar y confirmar que sea solo algo muscular.

Una vez confirmado que se trata de un dolor muscular, en una primera etapa, se debe tratar con reposo y calor. Para recuperarse de forma óptima es importante realizar acondicionamiento del músculo, esto se realiza con deporte, actividad física y ejercicios de flexibilidad. Es muy similar al lumbago. Lo importante siempre es estar seguro de que tu dolor de cuello es un dolor de músculo.

Con estas indicaciones, aproximadamente el 70 – 80% de los pacientes andan bien alrededor de los 10 días. En una o dos semanas la mayoría de los pacientes logra relajar ese músculo contracturado y terminar con el cuadro doloroso.

Por otro lado, si el dolor de cuello resulta no ser muscular, sino que está relacionado con alguna patología de base o se ha extendido por más tiempo del habitual, la indicación es hacer una rehabilitación con kinesiología, pero sin saltarse el control con un médico especialista.

Si necesitas de una atención domiciliaria por tu dolor de cuello o alguna otra dolencia, no dudes en consultarnos haciendo clic aquí

 

Referencia

https://www.neurocirugiaequipodelatorre.es/cervicalgia-por-que-se-produce-sintomas-y-tratamiento

https://rekoveryclinic.com/cervicalgia/

https://www.fisterra.com/guias-clinicas/cervicalgia-dorsalgia/

 

Artículos de Relacionados