+562 2278 8544 / +569 3396 5201 / +569 3396 5202

La gimnasia para embarazadas o fitness prenatal es muy beneficiosa para la mamá y el bebé: mantiene el buen tono de la musculatura mientras el cuerpo sufre cambios producto del embarazo, previene molestias comunes como el lumbago o dolor de espalda, favorece la movilidad de la pelvis, nos hace sentir bien, gracias a que aumenta la liberación de endorfinas día a día.

Si te gusta hacer ejercicio, el período de embarazo no es motivo para limitar tus actividades, el American College of Obstetricians and Gynecologist (ACOG) recomienda la práctica de ejercicio físico siempre y cuando se curse un embarazo saludable.

 El realizar ejercicio en forma constante trae una serie de beneficios para la calidad de vida y bienestar de la mujer embarazada, algunos son:

  • Embarazos más cómodos.
  • Contribuye a prevenir y controlar la hipertensión y diabetes gestacional.
  • Mejora la postura, aliviando las molestias relacionadas con malas posturas.
  • Menor presencia de dolor lumbopélvico.
  • Mantención del estado cardiovascular y respiratorio.
  • Prevención y manejo del edema.
  • Mejor tono y resistencia muscular.
  • Mejor control del equilibrio y de la coordinación.
  • Regula la digestión, evitando el estreñimiento.
  • Situación emotiva más positiva y sensación de bienestar.

Si el deporte ha sido parte importante de tu vida, estar embarazada no es una razón para dejar de realizar actividad física, por el contrario, fortalecer la musculatura durante el periodo de gestación es posible a través de ejercicios de bajo impacto como natación, yoga, caminata o aeróbica suave.

Es importante que antes de elegir alguna actividad, debes consultar a tu médico, ya que el especialista es la única persona indicada para autorizar o negar la realización de ejercicios, dependiendo de la etapa del embarazo en que te encuentres o si es una gestación con algún tipo de riesgo.

Otro factor que debes considerar, es llevar una alimentación adecuada a la actividad física que vayas a realizar, ya que el objetivo de estas actividades no es bajar de peso, son para fortalecer la musculatura, aumentar la flexibilidad y mantenerte activa. Por esto el consumo de frutas, verduras o productos integrales luego del ejercicio es un hábito recomendable, además de hidratar de manera constante durante y después de la actividad física.

La ropa que uses mientras te ejercites también es importante, debe ser cómoda, holgada y respirable para liberar la transpiración. Si el ejercicio lo vas a realizar al aire libre y en verano, recuerda aplicar protector solar.

Antes de comenzar la rutina de ejercicios junto a tu bebé, debes tener en cuenta que ante síntomas como mareo, debilidad muscular, dolor de cabeza o de pecho, contracciones o si notas inactividad del bebé en el vientre, lo más recomendable es detener la actividad que estás realizando y consultar a tu médico.

KINEPLANET ofrece la exclusiva atención a domicilio, sólo necesitas un espacio físico adecuado y se llevará todo el equipamiento necesario para realizar cada sesión. Para iniciar este tratamiento debes tener 12 semanas de gestación y la autorización médica de tu ginecólogo tratante.