+562 2278 8544 / +569 3396 5201 / +569 3396 5202

Las fracturas de los platillos tibiales constituyen una lesión traumática bastante frecuente. Afecta la articulación de la rodilla, la estabilidad y el movimiento. El platillo tibial es indispensable en el soporte del peso en el área localizada en la extremidad superior de la tibia y está compuesta de dos códilos cóncavos (cóndilo medial y cóndilo lateral) separados por una eminencia intercondílea y las zonas inclinadas al frente y detrás de ella. Dependiendo del patrón de la lesión, estas pueden estar enfocadas a la tibia o puede haber lesión de tejido blando significativa al igual que lesiones de meniscos y ligamentos en la rodilla.

Signos y síntomas

Las fracturas de platillo tibial normalmente presentan derrame de rodillas, hinchazón de los tejidos blandos de la rodilla e incapacidad para soportar peso. La rodilla puede estar deformada debido al desplazamiento y/o fragmentación de la tibia, lo que puede ocasionar la pérdida de su apariencia estructural normal. La sangre en los tejidos blandos y en la articulación de la rodilla (hemartrosis) puede ocasionar hematomas y una sensación abultada de la articulación.

Debido a la proximidad del platillo tibial con importantes estructuras vasculares (ej. Arterias, venas) y neurológicas (ej. Nervios como el perineo y tibial), estas pueden resultar lesionadas en este tipo de fracturas. Una examinación cuidadosa de los sistemas neuromusculares es imperativa.

Causas

Las fracturas de platillo tibial se pueden dividir entre fracturas de baja energía o de alta energía. Las fracturas de baja energía son comunes en mujeres mayores debido a los cambios óseos por osteoporosis  y son típicamente fracturas deprimidas. Las fracturas de alta energía son comunes en los accidentes de vehículos motorizados, caídas y lesiones relacionadas con los deportes. Estas son las causas más comunes de fracturas de platillo tibial en individuos jóvenes.

Diagnóstico

En todas las lesiones de platillo tibial es imperativo efectuar radiografías. Las tomografías computarizadas no son siempre necesarias pero algunas veces son indispensables para evaluar el grado de fractura y determinar un plan de tratamiento que no sería posible con simples radiografías. Las imágenes de resonancia magnética son la modalidad de diagnóstico preferidas cuando se sospechan fracturas de menisco, ligamentos y/o tejidos.

Clasificación

Los médicos utilizan clasificaciones para evaluar el grado de lesión, el plan de tratamiento y dar un pronóstico. Se han desarrollado múltiples clasificaciones de las fracturas de platillo tibial. Actualmente, el sistema de clasificación Schatzker es el más ampliamente aceptado y utilizado. Está compuesto por 6 tipos de fractura condilar clasificadas por patrón de fractura y anatomía de los fragmentos. Cada aumento numérico en el tipo de fractura indica un aumento en la gravedad de la lesión. La gravedad de la lesión se correlaciona con la cantidad de energía aplicada al hueso al momento de la lesión y el pronóstico

La clasificación de Schatzker para fracturas de platillo tibial:

  • Tipo I = Fractura de platillo tibial lateral sin depresión.
  • Tipo II = Fractura de platillo tibial lateral con depresión
  • Tipo III = Depresión focal de la superficie articular sin división asociada
  • Tipo IV = Fractura de platillo tibial medial, con o sin depresión, puede implicar espinas tibiales; lesiones de tejidos suaves asociadas.
  • Tipo V = Fractura de platillo tibial bicondílea
  • Tipo VI = Fractura de platillo tibial con discontinuidad diafisiaria

Tratamiento

Objetivos:
El objetivo del tratamiento es conseguir una rodilla estable con un eje de alineación de la rodilla normal con mínimo riesgo de artrosis postraumática mediante la buena reducción de la fractura. Posteriormente lograr una amplitud articular y una fuerza muscular de valores próximos a los fisiológicos, para lograr así un movimiento normal.

Pronóstico:
El pronóstico variará según diversos factores, como el tiempo de inmovilización, la precocidad del tratamiento rehabilitados, o las complicaciones que aparecen ligadas a la fractura, las cuales pueden ser:

-Lesiones ligamentosas: presentan una incidencia del 20-30%.

-Lesiones meniscales: pueden afectar a cualquiera de los dos meniscos y su incidencia oscila entre el 10-47%.

-Lesiones de la arteria poplítea: Son más frecuentes en las fracturas producidas por mecanismos de alta energía.

-Lesión del nervio tibial posterior y del ciático poplíteo externo: Tienen una incidencia del 2-4%.

-Síndrome compartimental: Requiere de un tratamiento quirúrgico urgente.

– Artrosis postraumática: Es consecuencia de la imposibilidad de restableces la congruencia articular.

Tratamiento Conservador:

En el caso de fractura sin desplazamiento, se coloca un yeso durante 5 a 6 semanas sin apoyo.

En caso de fracturas con desplazamiento se realiza una tracción reductora breve o prolongada, seguida de un yeso durante 8 semanas, o bien se efectúa de entrada una osteosíntesis con reparación de las lesiones de las partes blandas.

Tratamiento Quirúrgico:

De elección cuando el hundimiento del platillo tibial es mayor a 1 cm., si la fractura tibial está acompañada de afectación rotuliana.

Kinesiterapia:

Es fundamental en la rehabilitación de esta patología, ya sea con tratamiento conservador o quirúrgico, ya que es importante, en una primera etapa, mantener rangos articulares, evitar la pérdida de masa muscular, evitar y/o disminuir la inflamación. En una segunda etapa es importante mejorar la fuerza muscular, la propiocepción y los rangos articulares activos. En una etapa final, es de vital importancia, la reeducación de la marcha y el normal desarrollo de las actividades de la vida diaria.

En Kineplanet, contamos con profesionales expertos en la rehabilitación de este tipo de lesiones, que te apoyaran en tu proceso de recuperación.

Testimonio ( La experiencia y el testimonio de una de nuestra pacientes)

“Con gusto y agradecimiento quisiera contarles en resumen lo que me ha tocado vivir hace 4 meses, sufrí fractura de tibia por accidente doméstico, fui operada, posteriormente entre a rehabilitación a un lugar (centro hospitalario) ,el cual no es necesario nombrar, donde realice 15 sesiones de kinesiología las cuales no sirvieron de nada, mi Doctor me indica que cambie el lugar , llegue a KINEPLANET encontrando a una excelente profesional (Macarena Peña) gracias a ella y a todo su equipo que hacen que todos esto funcione he logrado caminar con apoyo, recuperar la movilidad en mi pierna considerando que debo operarme nuevamente por no tener ligamentos a causa del mismo acontecimiento , les dejo mi experiencia con el fin de agradecer de corazón la ayuda médica, ayuda y apoyo espiritual de todo este lindo equipo … mil Gracias por todo !”

Lorena Leiva González / Paciente fractura de platillo tibial / Enero 2020

Powered by