+562 2278 8544 / +569 3396 5201 / +569 3396 5202

Las altas temperaturas mantenidas del verano pueden afectar a las personas más vulnerables. Los bebés y los niños, sobre todo los más pequeños, son muy sensibles a sufrir daños por estar expuestos a las altas temperaturas sin cuidado. 

Cuando las temperaturas son muy elevadas y se está expuesto al sol, se corre el riesgo de perder abundantes líquidos corporales que conducen a la deshidratación, pudiendo producirse lo que se conoce como un golpe de calor. Se produce cuando el organismo genera una cantidad de calor que no es eliminable por los sistemas de refrigeración del organismo.

Esto puede ser debido a que la producción de calor corporal es excesiva, a que la temperatura ambiente es muy elevada o bien a que los mecanismos de eliminación de calor no funcionan correctamente, aunque lo más habitual es que sea por la combinación de estos tres factores. La insolación es su forma más habitual.

Síntomas asociados al golpe de calor: riesgo

  • La insolación o acción directa del sol sobre zonas vitales del cuerpo, en especial la cabeza, puede producir un sobrecalentamiento del cerebro que conduce a que éste no funcione correctamente. Se podría comparar a lo que sucede cuando una persona sufre de fiebre muy alta.
  • Se da un aumento importante de la temperatura corporal (39ºC o más) y una abundante sudoración al inicio del golpe.
  • La insolación se acompaña de cefalea, un dolor de cabeza punzante y en casos extremos, confusión y pérdida de conocimiento que requiere de ingreso hospitalario urgente.
  • Se acompaña de fatiga.
  • Se producen calambres musculares.
  • Se producen náuseas y/o vómitos.
  • Erupción cutánea: piel enrojecida, caliente y, en los casos más extremos, sin sudor.
  • Aumento de frecuencia cardiaca.
  • En algunos casos se sienten problemas para respirar y sensación de falta de aire.
  • Los casos más graves se producen si se permanece mucho tiempo en este estado sin tomar las medidas oportunas, y se juntarían varios de los síntomas anteriores: una piel caliente y seca, la taquicardia (aceleración del pulso), adormecimiento y pérdida de conciencia, síntomas que incluso pueden llevar al paciente a la muerte.

Cómo actuar ante un golpe de calor adhesiva

Si tenemos la sospecha de que un niño ha sufrido un golpe de calor, en cuanto empecemos a notar alguno de estos síntomas hay que acudir a un centro de salud.

Mientras tanto, o si hemos de esperar que la asistencia médica llegue a nosotros porque no podemos desplazar al niño, habremos de intentar reducir su temperatura corporal siguiendo algunas recomendaciones:

  • Buscar un lugar sombreado y fresco al que trasladar al afectado.
  • Aligerar la ropa para que el cuerpo se ventile.
  • Abanicar o ventilar el lugar para disminuir la temperatura corporal del pequeño.
  • Mojar al niño con agua fresca. Se pude colocar un paño mojado en frente, nuca, muñecas, axilas o ingles para reducir la temperatura corporal.
  • Ofrecerle agua para rehidratar. El contraste con un agua excesivamente fría puede ser perjudicial, por lo que conviene que esté fresca pero no helada y beber de a sorbos.
  • Con temperaturas superiores a 40 grados dar un baño con agua fresca (no fría) para intentar disminuir la temperatura hasta los 38º, momento en el que se detendría el frío para evitar una hipotermia y pudiéndose reiniciar el proceso si la temperatura volviera a elevarse.

Recuperación

En general, la rehabilitación de una prótesis total de cadera busca tratar de recuperar el movimiento de forma precoz. El paciente suele levantarse a caminar al día siguiente de la cirugía, con ayuda de dos bastones, un andador o burrito. La adecuada rehabilitación kinésica es fundamental durante las primeras semanas, logrando de forma progresiva el retiro de bastones, la recuperación de la fuerza muscular y la seguridad e independencia del paciente. Esto hace de la recuperación muy rápida, el post operatorio del paciente se desarrolla en casa, para volver a una actividad normal a los 20 a 30 días.

Powered by